Malas noticias desde el Tíbet

Ha comenzado la temporada de “buen tiempo” en el Everest y cientos de escaladores de todas partes del mundo están allí para alcanzar su cima. Muchos ya están aclimatando, montando los distintos campos de altura, fijando metros y metros de cuerda fija… preparándolo todo para llevar a cabo ese sueño que a todos los que nos gusta la montaña se nos ha pasado alguna vez por la cabeza.

Con tanta gente asediando la montaña, algunos opinan que la ascensión al Everest ya no tiene mérito y que es todo un circo. Es cierto que después de que lo hayan hecho miles de personas no aporta mucho al alpinismo, ¿pero y personalmente? Creo que todavía es una gran aventura y que nos puede aportar mucho, muchísimo a nosotros mismos.

Da igual que lo hagas en estilo alpino, con sherpas o sin ellos, utilizando oxígeno, con los pantalones bajados… Cada uno es libre de plantarse, en la medida de sus posibilidades, cómo quiere llevar a cabo su ascensión. No entiendo por qué hay tantos que se molestan de que haya gente que quiere cumplir el sueño ver el mundo a 8.848 metros. Todos los motivos que hayan impulsado a cada uno de ellos a hacerlo son totalmente respetables.

Mientras que recojan toda su basura y respeten a los demás, que hagan lo que quieran. Mi forma, quizás algo romántica y muy cursi, de entender el alpinismo me dice que la montaña es sobre todo libertad. Cada uno es libre de elegir el proyecto que más le motive.

Y allí, en mitad del Himalaya, estaba mi amiga rumana Crina Coco Popescu. Su plan era ascender la montaña más alta del mundo desde el Tíbet por la ruta normal de la cara norte. Sin embargo, aclimatando de camino al campo base empezó a encontrarse mal y en un hospital militar a más de 250 kilómetros de donde se encontraban le diagnosticaron apendicitis… ¡pero les dicen que allí no pueden operar a extranjeros!

Así que muy a su pesar se ha tenido que volver a Rumanía, donde ya ha sido operada. Por suerte en esta ocasión todo ha salido bien, el Everest tendrá que esperar, pero no pasa nada, va a seguir allí, o al menos eso espero, durante varios millones de años. Ahora haz caso a los doctores y recuperate pronto, espero que puedas volver a las montañas pronto. ¡Mucho ánimo!

424 Palabras

Una de corredores en Peñalara

Os dejo con un vídeo del “baúl de los recuerdos”. Lo grabé en diciembre con Héctor y Fernando Laínez en el Circo de Peñalara, donde nos metimos en varios corredores sencillitos pero muy guapos (Corredor de la Ceja, Tubo del Robot, cara NE de la Hermana Mayor…).

No pudimos a la primera. A pesar de que se trata de una zona bastante frecuentada el día anterior estuvo nevando bien y, como la meteo no era la mejor (-8ºC, viento norte de 30 kilómetros y, por lo tanto, sensación térmica de -15 ºC), estábamos prácticamente solos. Vamos, que nos tuvimos que currar toda la huella, muchas veces hundiéndonos hasta la ingle.

Así que cuando llegamos a la base del Circo de Peñalara y lo dejamos para otra ocasión. 5 días más tarde volvimos y parecían otras montañas totalmente distintas. Nos hizo un día espectacular y todo lo grabe con mi cámara, que la llevo a todas partes. Como siempre, espero que os guste:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=PYgLXG2iejg&feature=player_embedded[/youtube]

195 Palabras

La Mesnera

La Mesnera no es un pico muy alto, tiene 920 metros, pero se puede ver desde kilómetros, ¿raro verdad? Son las cosas de una de las zonas más llanas de España, La Mancha.

De mi pueblo, Manzanares, está a veinte y pico kilómetros y su peculiar silueta se puede ver a lo lejos perfectamente. Es más, mi abuela, que toda su vida ha estado trabajando en el campo, siempre me dice que para predecir el tiempo mire hacia La Mesnera: “si hay nubes por ahí seguro que va a llover”. No me preguntéis por qué, pero es verdad, siempre acierta.

Su ascensión no presenta dificultades, sólo hay que seguir un camino y ya está, pero es una de mis montañas favoritas sin duda. Y es que además el entorno, la Sierra de Siles, es precioso: todo está verde (aunque durará poco…), las pequeñas flores del romero en su máximo apogeo, el aire huele a la sabia pegajosa de la jara y los pajarillos despertados por la recién llegada del buen tiempo no paran de cantar.

Se trata de, aunque parezca una broma, un volcán, pero su actividad se desarrolló hace bastante tiempo, entre hace 1,75 y 8,7 millones de años. No son muy conocidos, pero Ciudad Real está plagado de volcanes. Sólo en Campo de Calatrava hay más de 200 edificios volcánicos.

Y esta mañana he estado por ahí corriendo, que así es como entreno. A ver si se mantiene el buen tiempo y el próximo fin de semana puedo volver.

267 Palabras

Un día guapo, guapo en Sierra Nevada

Esta última semana he estado en Italia de excursión con el instituto. 7 días de fiesta por la noche (de habitación en habitación por el hotel, en discotecas e incluso un día nos curramos una hoguera en la playa), de fiesta por el día visitando algunas de las ciudades más significativas y de fiesta en el autobús despertando a los que querían dormir con un megáfono que me compré allí y el móvil con la canción de “Muchas Flores“. Ha estado bastante bien sí, pero estoy reventao.

Y esta mañana he estado en la montaña. Normalmente voy al monte en solitario por obligación, en mi pueblo en mitad de La Mancha no hay mucha gente que practique el alpinismo y animar a mis amigos a que me acompañen a la montaña es fácil, pero no lo es tanto convencer a sus padres. Sin embargo, después de estar tantos días rodeado siempre de tantas personas, hoy me apetecía ir solo.

Despertar en tu habitación, subir cuatro tresmiles y acostarte de nuevo en tu cama todo en el mismo día a algunos les parecerán una bestialidad imposible, pero es factible en Sierra Nevada. Mi plan era subir y bajar el Veleta, el Cerro de los Machos, Puntal de la Caldera y el Mulhacén en el día.

Empiezo muy motivado desde Hoya de la Mora aunque bastante tarde (recordar que vivo bastante lejos…) y con el sol cascando bien en dirección al Veleta, mi primer objetivo. A mitad del camino de repente me adelanta un zorro que pasa casi a mi lado sin inmutarse. ¡Esos son los que luego nos roban la comida en los vivacs por la Sierra! Tardé un poco en sacar la cámara, pero en la fotografía de abajo a la derecha se puede ver.

Continuo y al rato llego a la cima del Veleta (3.395 metros), desciendo un poco y en un rincón solitario con vistas a las caras norte de la Alcazaba y el Mulhacén paro unos minutos a tomarme algo y, sobre todo, beber… ¡hacía un calor!

En la cima del Cerro de los Machos (3.324 metros) el viento comenzó a soplar bastante fuerte y, aunque seguía el sol radiante, hacía bastante frío. Duró poco, pero me tuve que abrigar.

Fue entonces cuando decidí dejar para otro día los otros dos tresmiles (el Mulhacén y el Puntal de la Caldera). Estaba bastante cansado de haber llegado hasta allí prácticamente corriendo y, además, la nieve con el calor se volvió bastante difícil. A cada paso que dabas te hundías hasta la rodilla y no tenía ni raquetas ni esquís.

Así que no me lo pensé más y me dí la vuelta. El objetivo de la salida era entrenar, no hacer muchas cimas, y encima la nieve conforme avanzaba el día se ponía cada vez peor hasta tal punto que temía una vuelta bastante dura y difícil.

523 Palabras

¡El vídeo de Rumanía!

Ahí va el vídeo (lo he tenido que dividir en dos partes para subirlos al Yutú) del viaje que hice a Rumanía:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=wWREByrtPU8[/youtube]

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=SjokQWztSCU[/youtube]

Todo esto sucedió hace ya casi un mes, ahora supongo que Coco estará preparando sus petates para irse a escalar Everest y completar las 7 Cimas… ¡Espero que tenga mucha suerte y, sobre todo, que se lo pase muy, muy bien!

82 Palabras